Skip to content

Partícula Dios o de Dios? implicaciones filosóficas y teológicas

04/02/2013

 

Desde los años 60 del siglo pasado, los físicos teóricos se planteaban esta pregunta: ¿cómo pudieron las partículas elementales sin masa que surgieron con el big bang, ganar masa después de fracciones de billonésimas de segundo? ¿Cuál fue la partícula o campo energético que confirió masa a las partículas virtuales haciendo así irrumpir la materia que compone todo el universo?

 Sabemos, y lo hago de forma extremadamente pedestre, que la materia (según Einstein energía altamente condensada) está compuesta por partículas elementales: topquarks y leptones. Cuando estos se unen dan origen a los protones y a los neutrones. Estos, a su vez, se unen y forman el núcleo atómico. Leptones, de carga negativa, son atraídos por el núcleo atómico, con carga positiva, y juntos forman los átomos. Todos los seres que existen se componen de átomos.

 Por tanto, los topquarks y leptones son los ladrillitos básicos con los cuales estamos construidos nosotros mismos y todo el universo. Junto con estas partículas elementales operan las cuatro fuerzas originarias que ordenan todo el universo, cuya naturaleza la ciencia todavía no ha conseguido descifrar. Ellas, la fuerza gravitatoria, la electromagnética, la nuclear débil y fuerte, actúan conjuntamente y responden de la expansión, ordenación y complejización de todo el proceso cosmogénico.

 Peter Higgs (1929-) un tranquilo investigador de física teórica de la universidad de Edimburgo en Escocia, sugirió que debería existir una partícula, un bosón o un campo energético, responsable de la masa de todas las partículas. El físico Leon Lederman (Nobel de Física) la llamó partícula de Dios. Otros la denominaron partícula Dios, por ser la creadora de toda la materia del universo.

 ¿Qué sería ese bosón de Higgs o campo de Higgs? Los físicos lo imaginan como un fluido viscoso finísimo que llena todo el universo, a semejanza del éter de Aristóteles y de la física clásica. Cuando las partículas elementales sin masa, puramente virtuales, tocan ese bosón o interaccionan con el campo Higgs sufren resistencia, son frenadas, presionadas y consolidadas y de esta manera ganan masa y peso.

 El 4 de julio de 2012 en el Gran Colisionador de Hadrones, entre Suiza y Francia, después de acelerar partículas que colisionan casi a la velocidad de la luz, los científicos del Consejo Europeo de Investigación Nuclear (CERN) identificaron una partícula que cumple las características atribuidas al bosón de Higgs. Se supone que sea él u otra partícula similar, pero que efectivamente confiere masa a las partículas elementales.

 Esta verificación confirma el modelo estándar del universo originado por el big bang; de ahí su importancia y con eso una comprensión unitária del proceso cosmogênico.

 ¿Pero cómo entra Dios en todo esto? Si dijésemos que esta partícula es Dios, seguramente la teología no lo aceptaría, pues haría de Dios una parte del universo. Dios es más. Es aquella Energía de Fondo, aquel Abismo posibilitador y sustentador del universo, que antecede al big bang. El estaría más allá del «muro de Planck», el límite infranqueable, anterior al tiempo cero, a partir del cual en 10 elevado a la potencia -43 segundos después del big bang habría surgido la materia del universo. Detrás de este muro se esconde aquella Energía poderosa y amorosa que origina todo, inalcanzable para la física pero accesible para la mística.

 Si dijésemos que el bosón de Higgs es la partícula de Dios podemos aceptarlo teológicamente; sería el medio por el cual Dios traería las partículas materiales a la existencia y así todo el universo: un acto exclusivamente divino. Esa es la ontología originaria de Dios. La partícula de Dios nos muestra cómo se crea todo lo que nos es dado ver. Filosófica y teológicamente diría: ella nos revela cómo Dios hizo surgir el mundo. Y ese acto no es un acto del pasado, sino que se realiza en cada momento y en todas partes del universo y también en nosotros que estamos a merced de esta partícula de Dios. En caso contrario, todo dejaría de ser, volvería a la nada. Como la creación es continua, aquí estamos.

 El libro El Tao de la Liberación: explorando la ecología de la transformación, de M.Hathway y L.Boff, ha sido premiado en 2010 en Estados Unidos con la medalla de oro en Ciencia y Cosmología.

 

Anúncios
8 Comentários leave one →
  1. lygia viana permalink
    04/02/2013 9:28

    Por que não posta seus textos em Português?
    Ninguém tem obrigação de ser poliglota.

    • 04/02/2013 18:33

      Lygia,
      Eles sempre são postado em portugues que é a lingua em que são redigidos. Depois são traduzidos por pessoas que sequer conheço, pos o fazem por concordarem com a minha visão das coisas. Mas nem sempre entram na mesma ordem. É só entrar no blog: leonardoboff.wordpress.com e ai os encontra todos
      abraço
      lboff

  2. 04/02/2013 16:42

    Como siempre, el Hermano Leonardo Boff nos ilumina en nuestro caminar de retorno a la casa del Padre. q’Diosteacompañe Hermano Leonardo B.

  3. silviano permalink
    05/02/2013 1:04

    Reblogged this on Desde mi ronco pecho.

  4. 07/02/2013 10:22

    y por que quiere con tanto ahinco, el querer salvar a Dios de aquello que amorosamente, bajo su vision, hizo. No entiendo el deseo de querer salvarlo de su propia creacion y dejarlo afuera.Como puede ser Dios completo y perfecto y hubiera un dentro y un afuera en el,; si en el todo se contiene. (Sri isopanishad) o usted ljuzga esto por las consecuencias de esta creacion en particular?.con mucho respeto y reverencias le pregunto esto considerandolo como un maestro (guru) en su cristianidad

    • 07/02/2013 23:57

      Carozo
      Dios es la Reaidad de la realidad. No sé por que excluirlos de los procesos cosmicos, sociales, personales. El atraviesa todo. No está en lugar ninguno por que está e todos los lugares.Dios no necesita que lo salven, que lo defiendan o lo que sea. El como una estrella. Si alguien no la ve no es culpa de la estrella sino de los ojos de la persona que no la ve. Pero ella continua brillando.
      un abrazo
      lboff

  5. ruben permalink
    09/02/2013 15:05

    Estimado Boff, estudié teología en Santa Maria RS, y fue allí que conocí mas sus articulos, sus libros y alguna que otra vez participé de sus charlas cuando estuve viviendo en Brasil. Trato de seguir sus publicaciones que son, por cierto, muy enriquecedoras. Muchas gracias por compartirlos!

  6. Rubens David permalink
    12/05/2013 18:04

    La teologia a llegado al limite de su participasion en la filosofia sobre el tema de la existencia de DIOS, sinenbargo, inciste en continuar argumentando ya sin razon, tenemos q entender q no existe tal ser superior y en todo caso su existencia fue una necesidad humana y un producto de su imaginacion, es tan solo !una ilucion!

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: