Pular para o conteúdo

Primeras impresiones sobre la encíclica Lumen Fidei

06/07/2013

La Encíclica Lumen Fidei viene con la autoría del Papa Francisco, pero es sabido que fue escrita por el Papa anterior, ahora emérito, Benedicto XVI. Confiesa claramente el Papa Francisco: «Asumo tu precioso trabajo,  limitándome a añadir al texto alguna contribución». Y así debe ser, de lo contrario, no tendría la nota del magisterio papal. Sería simplemente un texto teológico de alguien que un día fue el Papa.

Benedicto XVI quería escribir una trilogía sobre las virtudes cardinales. Escribió sobre la esperanza y el amor. Pero le faltaba la fe, lo que hace ahora con los pequeños complementos  del Papa Francisco.

La Encíclica no trae ninguna novedad sensacional que llame la atención de la comunidad teológica, del conjunto de los fieles o del público en general. Es un texto de alta teología, con un estilo recargado y lleno de citas bíblicas y de los Santos Padres. Curiosamente cita autores de la cultura occidental como Dante, Buber, Dostoievski, Nietzsche, Wittgenstein, Romano Guardini y al poeta Thomas Eliot. Se puede ver claramente la mano del Papa Benedicto XVI, sobre todo en discusiones refinadas de difícil compresión hasta para los teólogos, manejando  expresiones griegas y hebreas, como suele hacer un doctor y maestro.
El texto va dirigido a la Iglesia. Habla de la luz de la fe a quienes ya están dentro del mundo iluminado por la fe. En este sentido es una reflexión intrasistémica.

Tiene una dicción típicamente occidental y europea. En el texto solo hablan  autoridades europeas. No se toma en consideración el magisterio de las iglesias  continentales, con sus tradiciones, teologías, santos y testigos de la fe. Cabe señalar este solipsismo, pues en Europa sólo vive el 24% de los católicos, el resto está fuera, el 62% de ellos en el llamado Tercer Mundo y Cuarto Mundo. Puedo imaginar a un católico sudcoreano,  indio, angolano, mozambiqueño  o incluso andino leyendo esta encíclica. Posiblemente todos ellos entenderán muy poco de lo que está escrito allí, ni se encuentran reflejados en ese tipo de argumentación.
El hilo conductor de la argumentación teológica es típico del pensamiento de Joseph Ratzinger como teólogo: la preponderancia del tema de la verdad, diría, casi obsesiva. En nombre de esa verdad, se contrapone frontalmente a la modernidad. Tiene dificultad para aceptar uno de los temas más caros al pensamiento moderno: la autonomía del sujeto y su uso a la luz de la razón. J. Ratzinger la ve como una forma de sustituir la luz de la fe.

No muestra esa actitud tan recomendado por el Concilio Vaticano II que sería: en enfrentamientos con las tendencias culturales, filosófica e ideológicas contemporáneas, cabe principalmente identificar las pepitas de verdad que hay en ellas, y desde ahí  organizar el diálogo, la crítica y la complementariedad. Es blasfemar contra el Espíritu Santo imaginar que los modernos sólo han pensado mentiras y falsedades.

Para Ratzinger el propio amor debe someterse a la verdad, sin la cual no se superaría el aislamiento de «yo» (n.27). Sin embargo, sabemos que el amor tiene sus propias razones y obedece a una lógica distinta, diferente, sin ser contraria a la verdad. El amor  puede no ver con claridad, pero ve con más profundidad la realidad. Ya San Agustín siguiendo a Platón decía que sólo comprendemos verdaderamente  lo que amamos. Para Ratzinger, «el amor es la experiencia de la verdad» (n.27) y «sin la verdad, la fe no salva» (n.24).

Esta declaración es problemática en términos teológicos, pues toda la Tradición, especialmente los Concilios han afirmado que sólo salva «aquella  verdad informada por la caridad» (fides  caritate informata). Sin el amor, la verdad es insuficiente para alcanzar la salvación. En un lenguaje pedestre diría: lo que salva no son las prédicas verdaderas sino las prácticas efectivas.
Todo documento del Magisterio está hecho por muchas manos, tratando de contemplar las distintas tendencias teológicas aceptables. Al final, el Papa da su forma y lo avala. Esto también se aplica a este documento.

En su parte final, probablemente, de mano de Papa Francisco, hay una apertura notable, de sentido pastoral, que se compagina mal con las partes anteriores, fuertemente doctrinales. En ellas se afirma enfáticamente que la luz de la fe ilumina todas las dimensiones de la vida humana. En la parte final la actitud es más modesta: «La fe no es una luz que disipa todas nuestras tinieblas, sino una lámpara que guía nuestros pasos en la noche y eso basta para el camino» (n.57). Con precisión teológica afirma que «la profesión de fe no es asentimiento a un conjunto de verdades abstractas, sino hacer que la vida entre en plena comunión con el Dios vivo» (45).

La parte más rica, en mi opinión, es el n. 45 cuando se explica el Credo. Ahí se convierte en una afirmación que desborda la teología y tangencia la filosofía: «el fiel afirma que el centro del ser, el corazón más profundo de todas las cosas es la comunión divina» (n.45). Y completa: «El Dios-comunión es capaz de abrazar la historia del hombre e introducirlo en su dinamismo de comunión» (n. 45).

Pero se constata en la Encíclica una dolorosa laguna que le quita gran parte de su relevancia: no aborda la crisis de fe del ser humano hoy, sus dudas, sus preguntas que ni la fe puede responder: ¿Dónde estaba Dios en el tsunami que diezmó miles de vidas o en Fukushima? ¿Cómo creer después de las masacres de miles de indios a manos de los cristianos a lo largo de nuestra historia, de los miles de torturados y asesinados por las dictaduras militares de los años 70 a 80? ¿Cómo tener todavía fe después de los millones de muertos en los campos de exterminio nazis? La encíclica no ofrece ningún elemento  para responder a estas preguntas. Creer es siempre creer a pesar de… La fe no elimina las dudas y angustias de un Jesús que grita en la cruz: “Padre, ¿por qué me has abandonado?” La fe tiene que pasar por este infierno y transformarse en  esperanza de que para todo hay un sentido, pero escondido en Dios. ¿Cuándo se revelará?

Traducción de Maria Jose Gavito Milano

33 Comentários leave one →
  1. salvara permalink
    06/07/2013 11:48

    no me ha llegado el texto de esta encíclica, pero la verdad no voy a perder el tiempo leyendo un texto redactado en su mayoría por quien cerró las puertas de la iglesia a ese agiornamiento que le habían dado los Papas Juan XXIII y Paulo VI, de feliz memoria, o tal vez lo haga después cuando vea a Francisco abriendo de nuevo las puertas de la Iglesia

    Curtir

  2. JStivel permalink
    06/07/2013 13:15

    Gracias por tan excelente reflexión sobre la encíclica.

    Curtir

  3. Jair Orandes de Freitas permalink
    06/07/2013 19:14

    Vale repetir aqui as palavra luz que ilumina todas as as do Papa Francisco citadas por Leonardo:

    A fé não é a luz que dissipa todas as nossas trevas, mas lâmpada que guia nossos passos nas trevas e isso basta para caminhar… A profissão de fé não é a aceitação de um conjunto de verdades abstratas, mas o caminho que leva a vida em comunhão plena com Deus vivo.

    Curtir

  4. Giulia Fernandez permalink
    07/07/2013 5:15

    Señor Boff, le sigo desde muy joven y después de leer este post ha llegado el momento de decirle que me siento profundamente afortunada y muy honrada de que esté usted tan presente en el momento histórico que me ha tocado vivir. Gracias por arrojar luz sobre las profundas huellas que el catolicismo dejó en mí.

    Curtir

    • 07/07/2013 10:50

      Giulia
      Sus palabras me confirman que siempre vale la pena cuando el alma no es pequeña. Que bueno que se siente confortada en su fe. Pero siempre tenemos que cultivar la paciencia historica. Lo que es verdadero acaba a su tiempo apareciendo. Casi todos los llamados “herejes” del pasado como Pelagio y hasta Lutero acaban siendo reabilitados por la investigación historica.
      Que el Espirutu nunca le falte
      lboff

      Curtir

  5. 07/07/2013 10:55

    Reblogueó esto en PASO A LA UTOPÍA.

    Curtir

  6. 07/07/2013 12:28

    Leonardo, muy buena reflexión que me ayudara en mi inicio de su lectura. Gracias. Sergio

    Curtir

  7. 07/07/2013 15:53

    Sus objeciones son clarisimas y las acompaño modestamente por no ser alguien con su nivel de sabiduria y experiencia.

    Curtir

  8. david rubio permalink
    07/07/2013 16:09

    bella meditación como todo lo que usted hace, pienso que el papa Francisco esta cambiando las cosas y que ya ha hecho mucho en tan poco tiempo, hay muchos cristianos sinceros que razonan como y con Benedicto, me parece lo de Francisco muy acertado en contar con ellos, no expulsarlos sino tolerar, sino se transformaría en lo que ellos, canonizar a Juan XXIII es una señal muy importante

    Curtir

  9. Lorena permalink
    07/07/2013 18:29

    Siempre es bueno estar en compañía suya en este camino de Vida y Fe. Y eso de “cultivar la paciencia historica” cuanta razón y cuánto cuesta!!! Gracias Leonardo.

    Curtir

  10. Maga permalink
    07/07/2013 21:59

    Boff, eres un hereje como la copa de un pino. Cómo se nota el odio que le tienes al Santo Padre Benedicto XVI, pero, en el fondo, lo que más te duele es que el Papa Francisco sigue la línea doctrinal de Benedicto, a pesar de su talante fuertemente pastoral. La Fe Católica no la vas a cambiar tú, por mucho que te gustase. Eres un resentido y sabrás que en décadas tu Teología antimagisterial acabará en el estercodero de la Historia. Quizá solo seas recordado en algún manual de Historia de la Iglesia por el daño que tú y los de tu cuerda hicisteis a la Iglesia de Cristo con la introducción del Marxismo (esencialmente ateo y materialista) en la Teología de la Liberación, hecho que décadas después provocó la descatolización masiva de Latinoamérica y el brutal auge de las sectas evangélicas y pentecostales. Que le Señor te perdone por lo que hiciste, querido Leonardo.

    Curtir

    • 08/07/2013 13:02

      Maga
      Por las tonterias que aqui dices me he arrepentido de te haber contestado arriba con respecto a Pelagio. Para tu ciencia: Ya pude hablar dos veces con Papa Francisco y me pidió materiales sobre ecologia y derechos de la madre Tierra.Domingo me mandó por una tercera persona que le enviara mis comentarios sobre la Enciclica. La ceguera y el odio es tuyo. Yo no tengo nada contra la persona de Ratzinger del cual fué alumno y amigo. Tengo direncias teologicas posibles dentre de la Iglesia.
      Mantenga un poco del espiritua cristiano que no tiene nada que ver con tus interpretaciones llenas de prejuicios.
      lboff

      Curtir

      • Maga permalink
        08/07/2013 18:00

        Disculpe, Don Leonardo, pero su Crítica a la Encíclica es una crítica a la Teología de Benedicto XVI. Usted dice que lo estima como persona y me imagino que será cierto, pero no me podrá negar que nen materias teológicas, ambos son muy diferentes. P.D. Yo a Usted no ler tengo ningún odio. Sólo he criticado lo que, a mi entender, son consecuencias de su Teología en algunos aspectos, cuando menos muy perjudiciales para la Fe Católica. Le respeto comop persona, pero como comprenderá, yo no puedo estar de acuerdo con muchas de sus tesis teológicas. Que el Señor le bendiga.

        Curtir

  11. Maga permalink
    07/07/2013 22:02

    Don Leonardo, así que Pelagio y Lutero no han sido herejes. Sorprendente. Argumenta esa respuesta. Sabrá que el Papa Francismo es enemigo del Pelagianismo. Me imagino que Usted será enemigo de la Gracia como un Juliano del Eclana. Aclárase, por favor, Sr. Leonardo.

    Curtir

    • 08/07/2013 12:54

      Maga,
      Aqui no es el lugar para una disertación teologica.Apenas quiero llamar la atención que la investigación historica, hecha a distancia de las circunstancias concretas de aquellos tiempos, en el caso de Pelagio, la figura de Agustin, han mostrado que el fué muy mal interpretado. No dispensaba la gracia, sino que decia que la corrupcion no ha dañado totalmente la naturaleza humana, que puede encontrar la verdad, puede vivir el amor. La gracia viene como complementacion y no substitucion. Igual con Lutero. La tesis de Hans Küng ha mostrado que la justificacion por la fe en Lutero es perfectamente conciliable con SAnto Tomas de Aquino y la gran tradicion catolica. Asi que el Papa Paulo VI por los 500 años de Lutero lo llamó de gran testimonio del evangelio y de la fe cristiana.
      Basta leer algun manual contemporaneo de teologia moderna que verá todo este mejor aclarado.
      lboff

      Curtir

      • Maga permalink
        08/07/2013 18:15

        Don Leonardo, pues yo sí que pienso que la disertación teológica es algo muy sano. Ya sé que la figura de Pelagio (hablando sólo del monje y de su persona) es muy controvertida y no se conserva de él ningún escrito propio. Es probable que él en persona no fuese un hereje, pero sus discípulos sí que lo eran. No creo que ni San Agustín ni San JHerónimo estuviesen tan equivocados, al ser contemporáneos del nacimiento de esta Teología herética y, sobre topdo, cuando debatiaron contra los discípulos de Pelagio y estos eran negadores i relativizadores absolutos de la Gracia divina, dándole todo el valor para la Salvación a la Libertad humana sin ayuda de la Gracia santiificante, que opera fundamentalmente por medio de los Sacramentos. ¿Me está diciendo que, por ejemplo,l San Agustín estaba equivocado sobre lo que pensaba Juan del Eclana cuando discutía personalmente con él sobre estas materias? Por otra parte, y con respecto a Lutero, veo que tiene la actitud irenista con respecto a este personaje que se ha instalado desde hace décadas. Ya sé que la Justificación por la Fe se puede explicar por la Tradición teológica católica y conozco los acuerdos de 1999 sobre esta Materia entre3 Católicos y la Alianza Luterana Mundial, pero, con todo, está diciéndome que una persona, aunque menos que otros Protestantes, que ha atacado furibundamente el sacrificio Eucarístico y que niega la Transbstanciación, sustituyéndola por su doctrina de la Consubstanciación, no es un hereje. Eso es incompatible con la Fe apostólica y, además, tiene consecuencias eclesiológicas muy graves, ya no sólo, destruyendo de paso el Sacramento del Orden otra Novedad Luterana, sino atacando la la noción Católica de Siempre de la Comunión de los Santos en el Cielo, que como parte de la Iglesia Triunfante, forman en el Ciuelo el Cuerpo de Cristo “triunfante” y son medianeros e intercesores de la Gracia Divina en el único Mediador, que es Nuestro Señor, Eterno Sumoo Sacerdote. Si pudiese ser, me gustaría saber qué es lo que opina Usted sobre las cuestiones que le acabo de plantear. Que el Señor le bendiga.

        Curtir

      • 08/07/2013 22:06

        Maga,
        Me desculpe mas este no es lugar para discuciones teologicas refinadas que exigen espacio y mucha bibliografia. Siga con su pensamineto, pero abra el espiritu para diversidades que son grandes que la sintesis catolica que nunca puede abarcar todo.
        lboff

        Curtir

      • Maga permalink
        09/07/2013 9:04

        Don Leonardo, entiendo que no quiere debatir sobre las cuestiones tan serias que planteo: POdríamos hablar, por ejemplo, sobre el SOLA FIFES, SOLA GRATIA ET SOLA SCRPTURA de Fray Martín Lutero, de su peculiar antropología, donde ve al hombre como un esclavo del pecado, negando el valor ontológico de la Libertad y de que el hombre es incapaz de realizar obras buenas y que sólo de puede salvar por la Fe,, negando la pàrticipación humana con la Gracia, tal como siempre fue entendida por la Fe Católica. Vamos, que entiende la Fe en un sentido gnóstico, tal como ha puesto de manifiesto su propio discípulo Philipp Melanchton o hace pocas décadas el Padre Theobald Beer, donde subraya en muchas obras desconocidas de Lutero para el gran público su altísima influencia del Corpus Hermeticum y su regresión del pensamiento patrístico y del agustianiano, pero pasando, Don Leonardo, a su Teología, a mí me parece bien que, con los tiempos que corren, se haga una Teologíía, donde se toque el tema de la Ecología, pero, por attículos que he leído suyos sobre el tema, me parece que en este punto también su Teología es equívoca y ambigiuia. Usted habla de la Madre Tierra, concepto sacado de las Religiones precolombinas y habla de esta realidad con rasgos absolutamente panteístas, que son difíciles de conciliar con la Fe Católica. Le pediría que me explicase y aclarase cuál es su posición exacta sobre esta cuestión que tanto interés me suscita. Que el Señor le bendiga.

        Curtir

      • 09/07/2013 10:39

        Maga,
        perdoname pero no tengo ningun interés, a esta altura de mi vida, de discutir estes temas clasicos sobre los cuales hay una inmensa bibliografia. Ademas aqui no es el lugar para discusiones teologicas aprofundadas ni tiempo tengo para eso.
        Perdoname y siga su opcion teologica en paz
        lboff

        Curtir

      • Maga permalink
        09/07/2013 14:26

        Bueno, Don Leonardo, veo que se niega a responderme sobre estas cuestiones teológicas tan interesantes y que tanto afectan al núcleo de la Fe. La verdad es que me entristece enormemente que un Teólogo de su talla se muestre tan hostil cuando le hacen preguntas, sobre todo, cuando quería que me aclarase cuál es el papel de su Teología Ecológica y de la Madre Tierra. Sería muy interesante que nos iluminase en esta materia. Le tenía por una persona más abierta y dialogante. Que el Señor le bendiga.

        Curtir

  12. Jose Nilton Barbosa Lapa permalink
    08/07/2013 11:53

    Nestes dias frios em São Leopoldo – RS realizo estudos da segunda etapa do Mestrado em Teologia e Aconselhamento na EST – Escola Superior de Teologia. Nesta semana estamos trabalhando dois livros de Leonardo Boff: Saber Cuidar e Mística e Espiritualidade, É salutar meditar esta bela reflexão sobre a Encíclica do Papa. Confiemos na graça de Deus que fará com que as pedras gritem nos quatro cantos do mundo justiça e misericórdia. No Brasil isso já começou por “causa de 20 centavos”. Não foram as pedras foram os jovens profetas da atualidade. Um abraço Leonardo Boff. Pe. José Nilton Barbosa Lapa – Ilhéus – Diocese de Ilhéus.

    Curtir

  13. 08/07/2013 15:09

    simplemente fui un frailecito en la orden de los frailes menores en Venezuela, y siempre he admirado y respetado a mi hermano Leonardo, y son 24 años que que abandoné la vida religiosa y 23 que vivo en Europa 6 en Italia ( Abruzzo ) y 17 en España ( Barcelona, Cataluña ), en la primavera del año 91, tuve el gran regalo de conocerle de persona en la provincia Dell’Aquila.. A lo largo se estos años que son la mitad de mis años de vida viviendo en este continente me siento afortunado de haber nacido y crecido en América y que mi educación fue dada por unos padres que tuvieron que dejar Italia por el hambre…ellos fueron que me enseñaron la fé.. la fé que esta solo y exclusivamente en Cristo camino, agua viva y apoyo…ese mismo que tuvo que nacer exiliado de Nazareth, de una madre soltera, y otra vez escapando a otro sitio, Egipto…y así un ir y venir…un emigrante como mis padres y como yo… ese que en noches oscuras, me es de consuelo.. porque entiende mi soledad y abandono ..la misma que sintió en en Getsemanit por sus discípulos y colgado en la cruz “…. padre porque me has abandonado..”… padre, hermano, amigo Leonardo quiero que sepa que usted siempre ha sido inspiración para vivir un franciscanismo, amante loco y respetuoso de la naturaleza, de la solidaridad o mas bien de la caridad…del ir viviendo el día a día porque en un momento a otro El me llamará para verlo en la eternidad.. gran obsesión de Francisco de Asís. Así acabo diciendo: con encíclica o sin… personas como usted un bosque deberían haber….. PAZ Y BIEN

    Curtir

  14. Dilaf permalink
    08/07/2013 18:04

    Don Leonardo, dice usted:
    La tesis de Hans Küng ha mostrado que la justificacion por la fe en Lutero es perfectamente conciliable con SAnto Tomas de Aquino y la gran tradicion catolica.

    Le respondo:
    Küng llegó a afirmar que la doctrina de la justificación luterana no era incompatible con la de Trento. El mejor teólogo protestante del siglo XX, Karl Barth, declaró que Hans Küng no sabía lo que decía al afirmar semejante cosa. Y siendo que el propio Barth apreciaba mucho la obra que el mismísimo Küng hizo sobre su propia tesis de la justificación, yo le haría caso.

    Respecto al pelagianismo, le pasa lo mismo que al nestorianismo. Cualquier duda sobre lo la heterodoxia de Pelagio, como la de Nestorio, se despeja sabiendo lo que afirmaban sus discípulos.

    Curtir

    • Maga permalink
      09/07/2013 7:09

      Y los con discípulos de Priscilianos pasa lo mismo. Parece que él no fue hereje, tal como se desprende de las obras atribuidas a él, pero sus discípulos condenados en el I Concilio de Toledo eran herejes de influencia gnóstica total. No creo que esos Padres conciliares estuviesen equivocados ni San Sulpicio Severo ni Orosio ni San Agustín ni Idacio de Chaves. Con respecto a Nestorio, su Teología era ambigua. Parece que en su destierro aceptó el Concilio de Calcedonia en sus fórmulas teóligas, según su obra el Bazar de las Heráclidas. La Iglesia mal llamada Nestoriana , es decir la Asiria de Oriente, aun que no hayan condenado a Nestorio y acepten sus fórmulas Cristológicas, tienen , podemos decir, nuestra misma Cristología, pero con otras fórmulas. Con todo, y eso sí que es evidente y claro algunos, por no decir de los seguidores de Nestorio sí que eran herejes como la copa de un pino y afirmaban sin ninguna duda que la Humanidad y la Divinidad de Cristo estaban unidas accidentalmente y no ontológicamente y basándose en la formulación deficiente de Nestorio, cosa que le causó la excomunión. Por cierto, hoy en día, tenemos otro resucitador de esta teología llamada nestoriana, en la que se defiende que la Humanidad y la Divinidad de Cristo no están unidas ontológicamente, sino accidentalmente, socavando, por ende, absoilutamente los cimientos de nuestra salvación, ésta es la Cristología de Jon Sobrino, condenada con muy buenas razones por la Sagrada Congregación de la Doctrina de la Fe en 2007.

      Curtir

      • Germán Asis permalink
        02/03/2014 0:43

        La Teología evidentemente es para los Teólogos. No pretendo que deje de existir la Teología. Hay quienes tienen cabeza para eso, como otros para el arte o la ciencia. Pero leer discusiones enredadas, interminables y confusas de si Agustín dijo esto, Sulpicio u Osorio dijeron aquello y hoy Boff o Francisco dijeron otro tanto no hace más que alimentar el gusto por la teología, pero no resuelven nada.

        Creo que, tanto la Teología Tradicional o la de La Liberación no tienen que quedarse en ello: en Conceptos que no hacen más que profundizar la quebradura existencial del hombre.

        Gracias Boff por su aporte!

        Curtir

  15. 08/07/2013 23:53

    Acabo de leer su reflexion y gracias por ella. No entendia por que Francisco saca como enciclica, algo que no fue escrito por el mismo, y que fue escrito por Ratzinger. Creo que lo voy a leer lo mismo, pues al comulgar desde mi juventud con la Teoloigia de La Liberacion, y haber crecido en la Fe con los distintos pensamientos y hechos de la Iglesia en mi pais, y haber compartido mi fe con distintos tipo de personas, siempre buscando y amparado, en lo posible, en la aceptacion de las diversidades de las personas, y en esta etapa de mi vida, en donde no se como ni por que, la fe se convirtio en una pequeña lampara que me guia por el camino, y que me ayuda a compartir la vida con el comun de la gente, y de alguna manera misterioisa, me lleva a en cirta manera a descubrir en la oscuridad del misterio de Dios, una pequeña luz que me ayuda tambien a descubrir el Dios que vive en medio de su pueblo, en medio de su gente ( Queda claro que no digo el Dios que vive en Medio de su Iglesia ) y que es capaz de suscitar en todos los seres humanos, sobre todo en aquellos que la Palabra llama de Buena Voluntas, un pequeño hilo de Su Verdad,
    Gracias por su reflexion y espero continuar conociendolo, y de alguna manera aprender algo para la vida a traves suyo. Atte. Ricardo

    Curtir

  16. Marianela permalink
    09/07/2013 17:31

    Saludos Don Leonardo. Con respecto al último párrafo de su comentario sobre la “dolorosa laguna” que deja la encíclica: ¿Cómo respondería usted a esos interrogantes que usted mismo plantea?

    Curtir

  17. Fernando Galvez permalink
    09/07/2013 19:34

    Leonardo, he tenido la fortuna de haber seguido las huellas de Francisco en Bolivia y aún las sigo pero desde mi vida familiar. Estoy totalmente de acuerdo con tus observaciones. Creo que las palabras siempre expresarán las limitaciones de nuestra razón histórica. Ahora vivimos un tiempo de menos dogmática y más compromiso eclesial, entendiendo por Iglesia al conjunto de personas que se reunen por una misma preocupación aunque tengan diferentes credos. Sin duda que la crisis de la “extra eclesia non salutis” nos acompañará todavía por mucho tiempo y esta se seguirá expresando en los escritos eclesiales, pero la verdad excede cualquier tipo de razonamiento, y es ésta la que nos hará verdaderamente libres.

    Curtir

  18. 10/07/2013 20:26

    Muy buen comentario sobre el documento. Pero, como cualquier comentario, son puntos de vistas y como tal merecen ser respetado. Si a alguien no le convence dicho punto de vista, ¿por qué tiene que usar palabras ofensivas? Yo no hago ningún comentario, porque no me da el cuero. Si alguien comparte su punto de vista es por que tiene un poco de valor. Y si alguien se molesta por eso, mejor sería, creo humildemente, que retenga su impulso. Esto es con respecto al juicio de Maga…

    Curtir

  19. Radame permalink
    12/07/2013 12:06

    Gracias Don Leonardo por la reflexion de la Enciclica. En mi parecer la Enciclica tiene Los mismos tonos de una Teologia de la Jerarquia, sin rostros de una Teologia comprometida con la realidad de Los Catholicos del siglo XXI. Por favor, no pierdas el tiempo con gente que no esta con la Causa del Evangelio de Los Pobres…

    Curtir

  20. marion permalink
    19/07/2013 14:57

    ESTIMADO LEONARDO BOFF

    Le mando saludos desde Lima Perú.

    las discusiones en torno a quien tiene la verdad: si ratzinger o boff, si uno es fiel a la iglesia y el otro no, me parecen demasiado tontas y solo es posible en personas con poca rigurosidad intelectual. un verdadero cristiano pensante tiene que leer con pasión intelectual ratzinger pero tambien a boff, ambos son autores riquísimos que forman parte del corpus teológico. podemos tener diferencias, pero eso no significa que el otro lado no sea valido. la teología de boff, de kung o de sobrino es grande, magistral y con una solidez impresionante.

    estimado leonardo, soy filosofa egresada de una facultad católica aquí en mi país, pero me gustaría poder conversar con usted, darle a conocer mis inquietudes e intereses. le dejo mi correo para que me escriba….seria un gran honor poder conversar con usted.

    marionforever19@outlook.com

    Curtir

Trackbacks

  1. Primeras impresiones sobre la encíclica Lumen Fidei (Leo Boff) | El teologiyo
  2. Primeras impresiones sobre la encíclica Lumen Fidei (Leo Boff) –

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: