Skip to content

En medio del malestar mundial hay lugar para la alegría

30/12/2013

En medio del innegable malestar mundial irrumpió sorprendentemente este año una figura que nos devolvió esperanza, alegría y gusto por la belleza: el Papa Francisco. Su primer texto oficial lleva como título Exhortación Apostólica Alegría del Evangelio. Un texto entreverado de alegría, de las categorías del encuentro, de la proximidad, de la misericordia, del lugar central de los pobres, de la belleza, de la “revolución de la ternura” y de la “mística del vivir juntos”.

Tal mensaje es un contrapunto a la decepción y al fracaso ante las promesas del proyecto de la modernidad de traer bienestar y felicidad para todos. En realidad está poniendo en peligro el futuro de la especie por el asalto avasallador que sigue haciendo sobre los bienes y servicios escasos de la Madre Tierra. Bien dice el Papa Francisco: «la sociedad tecnológica ha logrado multiplicar las posibilidades de placer pero encuentra muy difícil engendrar la alegría» (Exhortación, nº7). El placer es cosa de los sentidos. La alegría es cosa del corazón. Y nuestro modo de ser es sin corazón.

No es una alegría de bobos alegres que lo son sin saber por qué. Brota de un encuentro con una Persona concreta que le suscitó entusiasmo, lo elevó y simplemente lo fascinó. Fue la figura de Jesús de Nazaret. No se trata de aquel Cristo cubierto de títulos de pompa y gloria que la teología posterior le confirió. Es el Jesús del pueblo sencillo y pobre, de las carreteras polvorientas de Palestina que traía palabras de frescor y de fascinación. El Papa Francisco da testimonio del encuentro con esa Persona. Fue tan arrebatador que cambió su vida y le creó una fuente inagotable de alegría y de belleza. Para él evangelizar es rehacer esta experiencia, y la misión de la Iglesia es recuperar el frescor y la fascinación por la figura de Jesús. Evita la expresión ya oficial de “nueva evangelización”. Prefiere “conversión pastoral” hecha de alegría, belleza, fascinación, proximidad, encuentro, ternura, amor y misericordia.

Qué diferencia con sus predecesores de siglos anteriores que presentaban un cristianismo como doctrina, dogma y norma moral. Se exigía adhesión inquebrantable y sin el menor asomo de duda, pues gozaba de las características de la infalibilidad.

El Papa Francisco entiende el cristianismo en otra clave. No como una doctrina, sino como un encuentro personal con una Persona, con su causa, con su lucha, con su capacidad para afrontar las dificultades sin huir de ellas. Agradan sobremanera las palabras contenidas en la Epístola a los Hebreos donde se dice que Jesús “pasó por las mismas pruebas que nosotros… que experimentó todas las  flaquezas… que entre gritos y lágrimas suplicó a aquel que podía salvarlo de la muerte y que no fue atendido en su angustia”, según los estudios de dos grandes sabios de las Escrituras, A. Harnack y R. Bultmann, que dan esta versión en lugar de la que está en la Epístola: “y fue escuchado en atención a su piedad” (eusebeia en griego puede significar, además de piedad, también angustia) “y aprendió a obedecer mediante el sufrimiento”(Hebreos 4,15; 5,2.7-8).

En la evangelización tradicional todo pasaba por la inteligencia intelectual (intellectus fidei), expresada por el credo y por el catecismo. En la Exhortación, el Papa Francisco llega a decir que «hemos aprisionado a Cristo en esquemas aburridos… privando así al cristianismo de su creatividad» (nº 11). En su versión, la evangelización pasa por la inteligencia cordial (intellectus cordis) porque ahí tiene su sede el amor, la misericordia, la ternura y el frescor de la Persona de Jesús. Ella se expresa por la proximidad, por el encuentro, por el diálogo y por el amor. Es un cristianismo-casa-abierta para todos, «sin fiscales de doctrina», no una fortaleza cerrada que intimida.
Ese es, pues, el cristianismo que necesitamos, capaz de producir alegría, pues todo lo que nace verdaderamente de un encuentro profundo y verdadero genera una alegría que nadie puede quitar. Es como la alegría de los sudafricanos en el entierro de Mandela: nacía del fondo de corazón y movía todo el cuerpo.

En nuestra cultura mediática e internética nos falta ese espacio de encuentro, de ojos en los ojos, cara a cara, piel a piel. Para eso tenemos que realizar “salidas”, palabra que repite siempre el Papa. “Salida” de nosotros mismos hacia el otro, “salida” a las periferias existenciales (las soledades y los abandonos) “salida” hacia el universo de los pobres. Esa “salida” es un verdadero “Éxodo” que trajo alegría a los hebreos libres del yugo del faraón.

Nada mejor que recordar el testimonio de F. Dostoievski al “salir” de la Casa de los Muertos en Siberia: «A veces Dios me envía instantes de paz; en esos instantes, amo y siento que soy amado; en uno de esos momentos compuse para mí mismo un credo, donde todo es claro y sagrado. Ese credo es muy sencillo. Es éste: creo que no existe nada más bello, más profundo, más simpático, más humano, más perfecto que Cristo; y me lo digo a mi mismo con un amor celoso, que no existe ni puede existir. Y más que eso: si alguien me probara que Cristo no está en la verdad y que ésta no se encuentra en él, prefiero quedarme con Cristo a quedarme con la verdad».

El Papa Francisco haría suyas estas palabras de Dostoievski. No es una verdad abstracta que llena la vida, sino el encuentro vivo con una Persona, con Jesús, el Nazareno. A partir de él la verdad se hace verdad. Si el 2014 nos trae un poco de ese encuentro (llámenlo Cristo, lo Profundo, el Misterio en nosotros, lo Sagrado de todo ser), entonces habremos cavado una fuente de donde brota una alegría que es infinitamente mejor que cualquier placer inducido por el consumo.

Traducción de Mª José Gavito Milano

7 Comentários leave one →
  1. 30/12/2013 19:03

    Republicou isso em Pafupa – Pafrapa.

  2. Benito Balam. permalink
    30/12/2013 19:08

    Estimado Leonardo, su escrito sobre el Papa Francisco me llena de alegría el corazón, pues como dice Jon Sobrino el Evangelio no sólo es verdad, sino una Buena Nueva. Esa es la esperanza del cristiano y de todo ser humano de buena voluntad, encontrar a la Persona que comprenda su historia y a la comunidad que lo acompañe en su vida. Por una experiencia de fe sabemos que esa Persona existe y por una experiencia de amor sabemos que es posible vivir en una comunidad de esperanza. Gracias por su entrega.
    Benito Balam.

  3. 30/12/2013 19:52

    Que belleza y riqueza de documento, que por la claridad de conceptos me ayudará a entender mejor la Exhortación Apostólica Alegría del Evangelio.
    Leonardo, muchas gracias por este escrito.
    Saludos, Sergio

  4. 31/12/2013 12:19

    Si la iglesia cristiana, en su trabajo comunitario, debe privilegiar a los pobres, los enfermos y los ignorantes, hay tres áreas en que la iglesia cristiana, juntamente con el judaísmo y el islamismo, puede actuar de manera eficaz para transformar el mundo en el Reino de Dios.

    1. Finanzas: las personas religiosas (cristianos, judíos, musulmanes, otros) deberían asumir un control más definitivo de las finanzas del mundo, adonde se cometen las mayores injusticias en la tierra.

    2. Educación: Ya sabemos que los gobiernos no tienen la capacidad de implementar un buen sistema educativo. Tampoco compete al gobierno, siendo necesariamente partidista, controlar la educación de las personas. Las personas religiosas (cristianos, judíos, musulmanes y otros) deben asumir el liderazgo en la educación, en que se encuentra el tesoro más sagrado de la humanidad.

    3. Cuidados de salud: Ya queda claro también, que los gobiernos no son capaces de proveer un sistema de salud adecuado. Tampoco compete al gobierno este trabajo. Las personas religiosas, con sus espiritualidad de amor a los enfermos, tienen todo lo necesario para asumir el liderazgo en el área de cuidados de salud.

    Garantizo al papa Francisco que, con un fuerte liderazgo en finanzas, educación y cuidados de salud, los cristianos volverán a sentir el significado de su fe y del mensaje de Jesucristo. Allí, la alegría es algo natural.

  5. Fernando V. Membreño permalink
    31/12/2013 19:07

    Se necesitan, urgentemente, más BUENOS SAMARITANOS.

  6. olga permalink
    03/01/2014 19:29

    Comentario al papa francisco

Trackbacks

  1. En medio del malestar mundial hay lugar para la...

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: