Skip to content

Votar a Dilma Rousseff es continuar con la invención del nuevo Brasil

05/10/2014

Tiempo atrás publiqué un artículo con el título “Contra las trampas de la derecha: apoyar a Dilma Rousseff”. Ahora, en tiempo de campaña presidencial veo la actualidad que sigue teniendo. Rehago el texto en el contexto actual.

Es sabido que la derecha brasilera especialmente aquella articulación de fuerzas elitistas que ocuparon siempre el poder del estado y lo trataron como propiedad privada (patrimonialismo), apoyadas por los medios de comunicación privados y familiares, se está aprovechando de la crisis que es mundial y no solo nacional (tenemos la ventaja de mantener un mínimo de crecimiento y empleo de los trabajadores, cosa que no sucede ni en Europa ni en Estados Unidos), para atacar a la Presidenta Dilma y desmoralizar al PT y crear así una atmósfera que les permite volver al lugar que perdieron por la vía democrática.

Celso Furtado en un libro suyo poco conocido Brasil: la construcción interrumpida escribió con acierto: «El tiempo histórico se acelera y la cuenta regresiva de ese tiempo se hace en contra nuestra. Se trata de saber si tenemos un futuro como nación que cuenta en la construcción del devenir humano o si prevalecerán las fuerzas que se empeñan en interrumpir nuestro proceso histórico de formación de un Estado-nación» (Paz e Terra, Rio 1993, 35).

Aquí reside la verdadera cuestión: ¿queremos prolongar la dependencia de aquellas fuerzas nacionales y mundiales que nos han mantenido siempre alineados y socios menores de su proyecto o queremos completar la invención do Brasil como nación soberana que tiene mucho con que contribuir a la actual crisis ecológico-social del mundo?

Si por una parte no podemos privarnos de algunas críticas al gobierno del PT, críticas constructivas, por otra parte sería faltar a la verdad si no reconociésemos los avances significativos bajo los gobiernos del Partido de los Trabajadores. La inclusión social realizada y las políticas sociales benéficas para aquellos millones de personas que siempre estuvieron al margen, poseen una magnitud histórica cuyo significado todavía no acabamos de valorar, especialmente si nos comparamos con las fases históricas anteriores, hegemonizadas por las élites tradicionales que detentaron siempre el poder del Estado.

En muchos ámbitos de la sociedad ha surgido un extraño odio contra el PT: sospecho que ese odio es porque las políticas públicas han permitido a los pobres usar el avión e ir a visitar a sus parientes en el nordeste, conseguir comprarse un automóvil e ir de compras a un centro comercial moderno. El sitio de ellos no era el avión, sino permanecer en la periferia, pues ese era su lugar. Pero han sido integrados en la sociedad y en sus beneficios.
Debemos aprovechar las oportunidades que los países centrales en profunda crisis nos propician: reafirmar nuestra autonomía y garantizar nuestro futuro autónomo pero relacionado con la totalidad del mundo, o desperdiciarlas y vivir sujetos al destino decido siempre por ellos, que nos quieren condenar a ser solamente abastecedores de los productos in natura que les faltan, y así vuelven a recolonizarnos de nuevo.

No podemos aceptar esta extraña división internacional del trabajo. Tenemos que retomar el sueño de algunos de nuestros mejores analistas de la valía de Darcy Ribeiro y de Celso Furtado, entre otros, que propusieron una reinvención o refundación de Brasil sobre bases nuestras, gestadas por nuestro ensayo civilizatorio tan enaltecido mundialmente.

Este es el desafío lanzado a los candidatos a la más alta instancia de poder en el país. No veo figura mejor para seguir esta reconstrucción a partir de abajo, con una democracia representativa y participativa, con sus consejos y movimientos populares opinando y ayudando a formular caminos que nos lleven hacia adelante y hacia arriba, que la actual Presidenta Dilma.

La situación es urgente pues, como advertía pesaroso Celso Furtado: “todo apunta hacia la inviabilización del país como proyecto nacional” (op.cit. 35). No queremos aceptar como fatal esta seria advertencia. No debemos reconocer las derrotas antes de haber dado todas las batallas, como nos enseñaba Don Quiote en su gaya sabiduría.

Esta batalla se decidirá el 5 de octubre. Que los buenos espíritus guíen los rumbos de nuestro país.

Traducción de Mª José Gavito Milano

4 Comentários leave one →
  1. 05/10/2014 13:30

    la polarización izquierda-derecha es un artificio ideologico manipulador de intelectuales izquierdistas, que promueven el pragmatismo resignado de que solo los de izquierda son los unicos capaces del cambio, una mentira, y una falacia a derrumbar. La alternabilidad en el poder, es fundamental e intrinseco de la institucionalizacion de la democracia, hay que superar esa mentalidad providencialista de que los lideres izquierdistas son la “salvación”, los creadores del nuevo brasil, de la nueva nacion, eso es puro discurso trasnochado, el pueblo brasileño tiene la capacidad de mejorar su vida, asumiendo cada ciudadana su propia responsabilidad ciudadana, no es necesario que los ideologos teologos izquierdistas nos creen nuevas deidades modernas, para perpetuar la cosmovision y practica politica de esperar las soluciones de una “lider”, las soluciones somos todos, todos los brasileños, todos los politicos juntos, juntas, consensuan un nuevo pacto de nacion, para el bien comun de todo el pueblo, hay que votar responsablemente, y gane quien gane, debe ser servidor de los ciudadanos, y los ciudadanos tiene su obligacion de incidir para que gestionen su presente y su futuro con responsabilidad, derecho, libertad e igualdad. Gane quiene gane, con la presidenta que quede, los brasileños juntos saldrán adelante, basta de mitos izquierdistas, basta ya.

  2. Maria oliveira permalink
    06/10/2014 9:49

    Só considera o governo de Dilma bom aqueles que de alguma forma tiraram dividendos. Pois, os verdadeiros cidadãos conscientes honestos e trabalhadores enchergam este governo como retrocesso para o Brasil. Nunca se viu na história deste país, tanto enriquecimento ilícito à custa dos trabalhadores, camuflado em investimento para acabar com a pobreza.

  3. Marcia Maria de Holanda Cavalcanti de Albuque permalink
    06/10/2014 15:41

    Por favor enviar em Português .

    Márcia Cavalcanti

    Márcia Holanda Cavalcanti p r o d u ç õ e s g r á f i c a s marciarelevo@globo.com skype: marcia.holanda.cavalcanti t. 21 25412300 c. 21 97639554 I 21 79193922

Trackbacks

  1. Discussing abortion, for love of life | MANHAS & MANHÃS

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: