Skip to content

En el principio era lo femenino

10/02/2018

El presente texto quiere ser una pequeña contribución al debate sobre lo femenino, tan deformado por la cultura patriarcal dominante. De entrada afirmamos ya: lo femenino vino primero. Esto tiene incluso una conotación teológica por que fué el Espíritu que vino primero y después el Hijo, a él se atribuye la creación – el Espiritus Creator.Veamos cómo surgió en el proceso de la sexogénesis. Son varias etapas.

La vida existe en la Tierra hace 3,8 mil millones de años. El antepasado común a todos los vivientes fue probablemente una bacteria unicelular sin núcleo que se multiplicaba arrolladoramente por división interna. Esto duró cerca de mil millones de años.

Hace dos mil millones de años surgió una célula con membrana y dos núcleos, dentro de los cuales se encontraban los cromosomas. En ella se identifica el origen del sexo. Cuando ocurría el intercambio de núcleos entre dos células binucleadas se generaba un solo núcleo con los cromosomas en pares. Antes, las células se subdividían, ahora se da el intercambio entre dos diferentes con sus núcleos. La célula se reproduce sexualmente a partir del encuentro con otra célula. Se revela así la simbiosis ―composición de diferentes elementos― que junto con la selección natural representa la fuerza más importante de la evolución. Este hecho tiene consecuencias filosóficas: la vida está tejida más de intercambios, de cooperación y simbiosis que de la lucha competitiva por la supervivencia.

En los primeros dos mil millones de años, en los océanos de donde irrumpió la vida no existían órganos sexuales específicos. Había allí una existencia femenina generalizada, que en el gran útero de los océanos, lagos y ríos, generaba vidas. En ese sentido podemos decir que el principio femenino es primero y originario.

Sólo cuando los seres vivos dejaron el mar, fue surgiendo lentamente el pene, algo masculino, que tocando la célula le pasaba a ella parte de su ADN, donde están los genes.

Con la aparición de los vertebrados hace 370 millones de años los reptiles crearon el huevo amniótico lleno de nutrientes y consolidaron la vida en tierra firme. Con la aparición de los mamíferos hace unos 125 millones de años surgió ya una sexualidad definida de macho y hembra. Con ellos emerge entonces el cuidado, el amor y la protección de la cría. Hace 70 millones de años apareció nuestro ancestro mamífero que vivía en la copa de los árboles, alimentándose de brotes y de flores. Al desaparecer los dinosaurios hace 67 millones de años pudieron bajar al suelo y desarrollarse llegando hasta el día de hoy.

Existe también el sexo genético-celular humano que presenta el siguiente cuadro: la mujer se caracteriza por 22 pares de cromosomas somáticos más dos cromosomas X (XX). El hombre posee también 22 pares, más un cromosoma X y otro Y (XY). De aquí se deduce que el sexo de base es femenino (XX), siendo el masculino (XY) una derivación suya por un solo cromosoma (Y). Por lo tanto no hay un sexo absoluto, sólo uno dominante. En cada uno de nosotros, hombres y mujeres, existe “un segundo sexo”.

En lo que refiere al sexo genital-gonadal es importante recordar que en las primeras semanas el embrión se presenta indiferenciado, es decir, posee ambas posibilidades sexuales, femenina o masculina. A partir de la octava semana, si un cromosoma masculino Y penetró en el óvulo femenino, la definición sexual será masculina. Si no ocurrió esto es porque el espermatozoide era X y entonces prevalece la base común femenina. En términos de sexo genital-gonadal podemos decir: el camino femenino es primordial. La diferenciación se da a partir de lo femenino, lo que desautoriza el fantasioso “principio de Adán”. La ruta de lo masculino es una modificación de la matriz femenina, debido a la secreción de andrógeno por los testículos.

Por último, existe todavía el sexo hormonal. Todas las glándulas sexuales en el hombre y en la mujer están gobernadas por la hipófisis, sexualmente neutra y por el hipotálamo, que es sexuado. Estas glándulas segregan en el hombre y en la mujer dos hormonas: el andrógeno (masculina) y el estrógeno (femenina), responsables de las características secundarias de la sexualidad. El predominio de una u otra hormona producirá una configuración y un comportamiento con características femeninas o masculinas. Si en el hombre hay una impregnación mayor de estrógeno, tendrá algunos rasgos femeninos; lo mismo se da en la mujer con referencia al andrógeno.

Es importante señalar que la sexualidad tiene una dimensión ontológica. El ser humano no tiene sexo; es sexuado en todas sus dimensiones, corporales, mentales y espirituales. Hasta la emergencia de la sexualidad el mundo es de los mismos y de los idénticos. Con la sexualidad surge la diferenciación mediante el intercambio entre diferentes. Son diferentes para poder interrelacionarse y establecer lazos de convivencia. Es lo que ocurre con la sexualidad humana: cada uno, además de la fuerza instintiva que siente en sí, siente también la necesidad de canalizar y sublimar tal fuerza. Quiere amar y ser amado, no por imposición sino por libertad. La sexualidad aflora en el amor, la fuerza más poderosa “que mueve el cielo y las estrellas” (Dante) y también nuestros corazones. Es la suprema realización que el ser humano puede anhelar. Pero retengamos: lo femenino vino primero y es la base.

*Leonardo Boff escribió “El proceso de la sexogénesis” en Femenino y Masculino con Rose Marie Muraro, Record 2010.

Traducción de Mª José Gavito Milano

Anúncios
3 Comentários leave one →
  1. 10/02/2018 10:17

    TEXTO BRILHANTE! PERFEITO.

    Curtir

  2. 11/02/2018 10:36

    Sou antropólogo e psicanalista. A base parece-me correcta e fundamental. Investigo e escrevo sobre o que se segue
    (1) a fase tribal de binarização antagonista, de construção da dominação masculina, do roubo masculino das funções femininas e do roubo dos miúdos às mães, do treinamento homosexxual dos adolescentes em longos rituais de iniciação., da exponenciação da ‘virilidade’ e da ‘força’ na guerra, no roubo mafioso, na putificação e violação das mulheres e na escravização dos vencidos, assimilados a ‘mulheres’ (fracas), Bem como a fase actual, (2) da ultrapassagem aparente da guerra dos sexos, com inclusão de mulheres em aparelhos de Estado que lhes estavam vedados, sem alteração das políticas suprematistas ‘viris’ e bancárias brancas’ (como no sacerdócio católico e no imperialismo militarizado WASP / NATO), empobrecendo as classes médias e colocando os pobres e sem-abrigo, bem como certos étnicos (em Portugal, os ciganos) na posição de excluídos (intocáveis e tribais, na Índia), o que só pode ser ultrapassado com políticas de discriminação positiva, como na Índia de Gandhi, na África do Sul de Mandela, nas políticas da Califórnia a favor das mulheres e dos LGTB ou nas do Brasil, a favor dos ex-escravos afro.
    (3) O afrontamento ocidental do Islão, atirando sunitas contra xiitas e invadindo o Médio Oriente com bases militares, a favor do Imperialismo de Israel (contra o qual judeus tnão-sionistas se opõem) e invadindo a Europa com imigrantes entrados pelas portas da Líbia (tacticamente tornado um Estado pária entregue aos Senhores da Guerra, como a Somália) e da Turquia, desestabilizando a Europa e motivando o Brexit tem vantagens (promove o separatismo da Escócia, da Catlunha, da Córsega e outroos que virão a seguir) e perigos (reforça a liderança da Frente anglo-americana Imperialista que governa o Mundo desde 1918, com as suas políticas de Globalização da Corrupção e de Guerra Eternizada, e alimenta o fantasma do Califado, resposta simetrizante à Globalização Ocidentalizante WASP).
    (4) Ficam de fora o mundo latino centro e sul americano, do México à Argentina, bem como a própria UE, e a UEA, por falta de Coesão Identitária e de projecto Moral próprio. A ligação à China, à Índia e à Rússia post-soviética cria o bloco BRIC capaz de travar o expansionismo WASP, desde que ultrapasse os mitos do igualitarismo e da luta de classes e coloque esses objectivos finais no quadro do xadrez geo-estratégico que nada tem a ver actualmente com esses objectivos.
    (5) A Paz e o desarmamento,a negociação política, a defesa do Planeta, o respeito e promoção das Mães e seus filhos (o primado da fecundidade contra as pulsões de morte virilóides), em quadros familiares dignos e a Luta contra toda e qualquer marginalização Suprematista parecem-me ser as Bandeiras Unificadoras de Povos de todos os Continentes contra a Frente Anglo-Americana WASP Militarista, sistematicamente denunciada com bandeiras que não lembrem a binarização comunista da Guerra Fria. O que implica alterar o quadro Imperial saído da guerra de 39-45, a favor de um Conselho de Desenvolvimento Mundial em Paz que substitua o Conselho se Segurança (Militarizada), mantendo vetos que impeçam novas guerras, agora em territórios asiáticos.
    (6) Ultrapassar o Machismo Islâmico sem afrontar identitariamente o Islão é a Luta Moral central, defendendo a família e lutando contra as Políticas da Putificão Libertária, sem coarctar as Liberdades de as Mulheres serem o que quiserem sem obediência a projectos Virilóides, possessivos, opressivos e violentos sobre corpos e vidas.

    Curtir

Trackbacks

  1. En el principio era lo femenino | BRASIL S.A

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: